Después de que una sesión sobre incorporando tecnología en organizaciones de Latinoamérica me convenció que necesitaba saber más de cómo funcionan las escuelas chilenas, yo programé entrevistas con varios profesores. Decir que sus respuestas me abrieron los ojos es quedarse corto.

La primera persona que entreviste era un profesor de 8° básico y la primera pregunta que pregunté fue una sencilla,

“¿Cuántos estudiantes enseñas a la semana?”

Ahora, yo sé que mi español no es perfecto así que cuando me dijo esto, yo sacudí mi cabeza con incredulidad y dije,

“Perdón, ¿pero acabas de decir que enseñas a TRESCIENTOS estudiantes de 8° básico en una semana normal?”

Él asintió con la cabeza y dijo,

“Es mucho, ¿verdad?”

Yo le pregunté qué hace si cinco o seis de sus estudiantes se atrasan y no entienden la materia y él respondió,

“¿Qué puedes hacer? Nada. Son demasiados. Yo enseño la lección lo mejor que puedo y si la mayoría de los estudiantes no entienden entonces trato de enseñar otra vez, pero para los estudiantes que están en el bajo 10% o 15% de la clase, no hay manera de tener el tiempo para enseñar a cada uno individualmente.”

¿Cómo es que tienes 300 estudiantes en una semana? El promedio de tamaño de clase es 45 con siete clases a la semana.

________________________________________________________________________________________

Luego hay el otro extremo.

Esta es una escuela en una área bonita fuera de Tomé, con cinco estudiantes. En realidad no es una escuela de un solo salón de clase porque tiene dos salones. Esta escuela tiene wi-fi aunque es lento.

La segunda escuela que visitamos, otra media hora por el bosque, no tenía wi-fi.

No importa el país que visitemos, el resultado es el mismo…

…la historia que te dicen las personas de arriba es diferente a lo que escuchas en el salón de clase. Esto no siempre es verdad, y yo he tenido el privilegio de conocer a unos administradores perspicaz. Sin embargo, frecuentemente la situación es así, donde me dicen que claro que nuestros juegos serían perfectos para las escuelas porque tienen un dispositivo por estudiante. Así era, y todos los dispositivos estaban en cajas porque no había internet.

Esto no es la primera vez que esto nos pasa y no maneje hasta allá porque extraño manejando en carretera como lo hacía en los EE.UU.

Maria Paz y yo nos preparamos con iPads, computadoras, y una tableta de Android, todas con versiones demo ya instaladas. En una escuela, pudimos usar el hotspot de nuestros teléfonos celulares para enseñar unos juegos de web, pero en la otra escuela no había señal para los celulares y tampoco había internet. Como era de esperar, los estudiantes pensaron que los juegos que trajimos que sí podían jugar eran increíble.

Si yo te llamo y quiero hablar de tecnología educativa, esto es por que…

¿Esos administradores que me dijeron que las escuelas tenían una cantidad adecuada de dispositivos y wi-fi son simplemente unos mentirosos? El jueves pasado, tuvimos un evento patrocinado por la embajada de los EE.UU. Tuve la oportunidad de discutir estas historias diferentes con gente increíble involucrada en la innovación en educación en Chile incluyendo a la persona encargado de una fundación que tiene como meta el aumentar el éxito de niños desfavorecidos. Él dijo,

“Esos administradores de alto nivel probablemente basan lo que te dicen en encuestas. La encuesta pregunta cuántos dispositivos tienes en tu escuela y tu escribes, ‘5’. Hay 5 estudiantes entonces eso es un dispositivo por estudiante. Nadie pregunta si esos dispositivos están conectados al internet y tú estás enseñando cinco estudiantes en tres diferentes niveles de grado así que a ti no te importa mucho la encuesta. La escuela urbana, hay una pregunta diferente que dice marque aquí si tienes wi-fi y tu marcas allí porque sí tienes wi-fi en el edificio. Nadie pregunta si es tan lento que ni se puede usar.”

Así que…aunque enseñó estadísticas, escribí una tesis sobre psicometría y tengo 30 años como consultora estadística, no haré una encuesta. En los próximos meses, voy a llamar a educadores y visitando escuelas, ambos en los EE.UU. y en Chile, para simplemente hablar.

Una cosa que he aprendido hasta ahora es que más y más escuelas están permitiendo que sus estudiantes utilicen sus propios dispositivos para obtener acceso al wi-fi. En unas escuelas es porque la conexión de los celulares es más rápida que el wi-fi del edificio. En otras, es porque no tienen el presupuesto para que cada estudiante tenga su propia tableta o computadora. También, ellos razonan, ¿por qué gastar dinero en hardware cuando cada estudiante tiene un teléfono?

Por otro lado, puede que el wi-fi no trabaje y los estudiantes no tienen el plan de datos o no quieran ‘desperdiciarlo’ en trabajo de escuela. Un cambio que ya estamos haciendo es mover más y más de nuestros juegos a instalar en el dispositivo y usar almacenamiento local, para que wi-fi solamente sea necesario cuando instalando la aplicación y puede funcionar el resto del tiempo sin internet.

Hablando de aplicaciones que funcionan en casi cualquier dispositivo…aquí está Making Camp para iPad, Android, Mac, o Windows.

Aprende multiplicación, división y historia y cultura de los Ojibwe.

Puedes descargar la aplicación gratis. Tenemos una versión de primera completada y será disponible en cuanto pueda agregar una página en donde descargar la aplicación y Adekola la entregue a Google Play y la App Store.

One comment on “¿Tienes CUÁNTOS estudiantes? Discusiones con profesores chilenos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *